El Papá de J Balvin Cuenta Sus Secretos

El Papá de J Balvin Cuenta Sus SecretosEl-papá-de-J-Balvin-Cuenta-Sus-Secretos

Álvaro Osorio, es un hombre de 64 años, alegre dedicado y alcahueta, pero quien además lleva en sus venas el amor por dirigir empresas, ajustando cuatro décadas de experiencia como gerente de importantes compañías. Él, quien además fue mánager de su hijo durante 13 años, hoy cuenta secretos, anécdotas y da consejos para los padres que tienen hijos que quieran ser artistas.

En diálogo con KienyKe.com contó que siempre deseó vivir la faceta de papá pronto, pero fue hasta los 34 años que se estrenó como padre de José Álvaro Osorio Balvin, quien desde muy pequeño se convierte en J Balvin. “Ese niño me llenó de amor e hizo que mi vida sea maravillosa”, recuerda con especial ternura.

“Josecito” o “mijo”, es como Álvaro llama a su hijo que de pequeño lo recuerda bastante travieso, “siempre he dicho que es mejor atajar que empujar, por eso nunca me molestó que mi hijo fuera travieso. A Josecito le encantaba jugar con fuego y hacer lo que se conoce como la `candelada del diablo´ y un día incendió un lote que se encontraba desocupado en Medellín”, cuenta entre risas.

Hoy muchos quieren ser como su hijo, pero él en su niñez “quería ser Superman, siempre lo quiso y hasta muy grande se disfrazó del superhéroe, es un recuerdo muy lindo de la infancia de mi hijo, en donde jugaba y decía que iba a salvar el mundo”, dice el empresario.

Cuando J balvin le dice que se va a retirar de la universidad para cantar reguetón, no tuvo otra reacción que, “apoyarlo, inmediatamente lo tomé normal, porque uno a los hijos los tiene que respaldar y enseñar que ante todo luchen por lo que quieren y que sean los mejores. Hoy en día lo que me da duro de su carrera es la lejanía que esta conlleva, siempre la mamá y yo lo extrañamos”, dice.

De la experiencia como mánager de su hijo durante 13 años, recuerda que fue un tiempo en que estuvieron muy cerca, califica esta etapa como la época más enriquecedora, más aun por manejar sus dos roles, el de padre y empresario durante tanto tiempo.

“Yo siempre fui muy exigente con él: lo regañaba si llegaba tarde a algún compromiso, lo hacía perfeccionar su imagen, sus palabras y sobre todo, le enseñaba a que fuera agradecido y un hombre de fe. Ahora lo maneja una compañía más grande, pues el éxito de Josecito gracias a Dios va para arriba. Son las personas que se encargan del cantante Juanes”, cuenta.

Aparte de J Balvin, Álvaro tiene a Carolina, la hija menor del matrimonio Osorio Balvin, quien es modelo, “me siento muy bendecido con mis hijos, ambos se fueron por el lado artístico y eso me llena de mucha emoción”, cuenta el papá que no le ha tocado defender a su hija de los halagos, “no que va ella se defiende sola, es una mujer hecha y derecha que se hace respetar de todo el mundo”, cuenta riéndose.

Como suegro dice que es normal, pero indiscutiblemente sabe que es un papá, bastante alcahueta. “Mi hijo recuerda mucho esta anécdota: Desde siempre le gustaron los carros y aprendió a manejar desde los 10 años, entonces con esa edad, iba manejando carro a donde estudiaba, hasta que los padres de familia y profesores organizaron una junta para decirme que por qué permitía eso, que ese niño se nos había salido de las manos y yo por no ponerme a discutir les di la razón. A la salida del colegio estaba Josecito pálido esperando la pela y me pregunto -¿Papá estás bravo? A lo que yo le respondí: no le pare bolas a eso, vámonos. Él (J Balvin) siempre me dice que se siente orgullo de saber que como padre también soy su amigo”.

Sin que suene a frase de cajón, Álvaro quiere insistir en que, “debemos apoyar a nuestros hijos. Si sus hijos les dicen que quieren ser cantantes, modelos, actores, bailarines, deben saber que no es fácil y que solo los mejores lo logran, pero más allá de eso, es que ellos mismos tomen la iniciativa de seguir sus sueños”, afirma un papá orgulloso de las carreras de sus hijos.

Sin más ni menos, él solo tiene una fórmula para ser el súper papá que es ahora, “muchísimo amor, el amor lo puede todo, es el sentimiento que hace que nuestros sueños se cumplan y la familia se mantenga unida”, afirma el papá del ganador de 120 premios a nivel mundial, J Balvin.