Baby Rasta & Gringo Regresan Al Barrio

Baby Rasta & Gringo Regresan Al BarrioBaby Rasta & Gringo Regresan Al Barrio

Regresar al barrio siempre los emociona. No importa las veces que Baby Rasta y Gringo recorren el sector Las Monjas en Hato Rey, el sentido de pertenencia se apodera de ellos.

Fue en esa comunidad que Baby Rasta nació y se crío. Su casa todavía está allí, ocupada por su tío.

En esa barriada conoció, además, a su compañero Gringo que residía en el sector Quintana en Hato Rey. Fue en Las Monjas donde los reguetoneros dieron sus primeros pininos musicales a través de los memorables party de marquesina, o en este caso, de la calle.

Los reguetoneros comparten con su gente de Las Monjas en Hato Rey, previo a su espectáculo en el Choliseo.

Desde la acera de la calle Luna, Baby Rasta -a quien lo apodaban “Marciano”, cuenta que se sentaba a ver pasar los aviones con la única ilusión de algún día montarse. “Lo imaginaba sin pensar cuándo sería”, menciona Wilmer Alicea, nombre de pila de Baby Rasta.

No fue hasta el 1995 que el reguetonero cumplió el sueño de montarse por primera vez en un avión para un viaje musical del dúo a Panamá.

Ninguno de los dos reguetoneros son desconocidos por los jóvenes y residentes de esa zona que al verlos pasar se asoman desde sus casas o salen a la calle a saludarlos y tirarse selfies, en especial las chicas. Les gritan: “¡Los lobos!”… “Mira, Rasta y Gringo”… o “Dios los bendiga”.

“Este es mi barrio, donde me críe, mi infancia y mi todo. Todo lo que he hecho en mis canciones está aquí. Lo que vi en la década de 1990. Venimos mucho, porque tengo familia aquí y amistades que están y otras que no están lamentablemente, pero eso es parte de venir aquí. Es bonito porque tu sientes que además de que te admiran sientes ese calor ”, sostiene la voz de Cuando la calle llama.

“Los recuerdos siempre son la amistades que nos pasábamos a los 13 y 14 años aquí. Nos juntábamos todos en un negocio o una casa y nos poníamos a cantar en un cumpleaños y siempre nos daban la oportunidad de cantar. Así fue creciendo el movimiento de nosotros y gracias a Las Monjas es que seguimos hacia adelante y es una inspiración”, subraya Samuel Gerena, su nombre de pila.