5 diferencias entre una novia y una amante. Por eso se quedan con la amante

5 diferencias entre una novia y una amante. Por eso se quedan con la amanteamantes
Algunos expertos aseguran que en un futuro no muy lejano, quizás en 50 años, las relaciones humanas serán muy distintas a lo que conocemos hoy en día. Figuras clásicas como el matrimonio o el noviazgo, desaparecerán para siempre, pues en estos tiempos modernos, empiezan a resultar obsoletas.
La verdad es que nosotros no sabemos qué va a pasar con el amor y las parejas del futuro, pero sí te podemos explicar, cuáles son las diferencias entre una novia y una amante ¿Te parece muy sencillo y lógico? Seguro no lo habías pensado desde este punto de vista:
1.- Con la novia hay seguridad, con la amante todo es diversión
Así es, muy sencillo. Con la novia todo es seguridad y justo por ello es que surgen los planes a futuro, mientras que con la amante todo consiste en diversión y disfruta del momento. No hay más, con ellas reina la libertad  y energía.
2.- Con la novias predominan los sentimientos, con la amante no…
Posiblemente, la diferencia fundamental entre una novia y una amante, radica en las cuestiones espirituales y emocionales.  Por ejemplo, en los noviazgos de verdad, donde hay amor y compromiso, existe un lazo espiritual que une a la pareja y la hace luchar ante cualquier problema, en cambio con la amante solo vas “a lo que vas” y listo, te olvidas del “Te quiero”, del cortejo, el romanticismo,  en fin, lo único que importa es ese momento mágico y ya.
3.- Y bueno, en esos momentos mágicos nada es igual
Mientras con la novia obtienes ternura, amor, romance y comprensión durante sus encuentros, con la amante cumples todas tus f4nt4s14s, es decir, todo eso que a tu novia no te atreves  a pedir o ¿me equivoco?
4.- Los conflictos
Sin duda, las amantes son mucho más alivianadas, tolerantes y respetuosas con las decisiones, con ellas no hay nada de dramas, celos, peleas ni enojos,  algo que por cierto, con la novia te sobran.
5.- El compromiso
El compromiso es algo muy complicado. Cuando un hombre se compromete con una mujer, generalmente no tiene bien claro en qué consiste ese “acuerdo” al que llegarán al convertirse en una pareja oficial, es por eso y por la inmadurez de las personas, que las relaciones se vuelven nidos enfermizos de exigencias y reclamos. Por otro lado, la amante sabe el papel que ocupa y no pide más, ella sabe a lo que le tira, así que a pesar de que sí existe un vinculo entre ambos, los dos saben que son libres de hacer lo que les de la gana. Así de sencillo.